Empuje de manos - toy shou

Literalmente significa "empuje de las manos". Engloba un conjunto de ejercicios con compañero: Tuy Shou (con las manos pegadas), Tuy San Shou (con las manos momentáneamente despegadas), y San Shou (manos despegadas), también Tuy Tuei (empuje de piernas), aunque de manera general, se incluyen los ejercicios de las piernas también dentro del término de Tuy Shou.


En Tuy Shou, el Shong también juega un papel muy importante. Es precisamente el elemento que convierte las técnicas marciales de Taiji Quan en un método interno de combate.
 
Los ejercicios de Tuy Shou son aparentemente fáciles trazando círculos con una mano o con dos manos en diferentes direcciones, como se ve en las demostraciones o películas. Pero Tuy Shou no es solo girar estos círculos. Los movimientos deben ser trabajados con un sentido interno de la potencia de muelle – el P´on (Peng)
Los practicantes deben estar muy atentos a la fuerza de empuje del compañero y de uno mismo. Las manos de ambos se fusionan en una sola. No existe diferencia de ritmo, de distancia ni de fuerza. Las dos manos giran totalmente en armonía. Se siente la densidad del movimiento pero no una resistencia rígida.


Los círculos son impulsados desde la raíz, por lo que es necesario saber hundir el Qi para conservar un fuerte enraizamiento. A través de la potencia de Chan Sy y del P´on, los círculos de las manos se convierten en una poderosa barrera flexible que recibe y desvía la fuerza del oponente con eficacia.

 
Lo mismo ocurre con la práctica de Tuy Tuei, empuje con las piernas. Erróneamente se piensa que en las técnicas marciales del Taiji Quan no se emplean las piernas. La realidad es muy distinta. En todas las artes marciales, el 70% de la eficacia de una técnica depende del buen uso las piernas. En las formas del Taiji Quan, todos los desplazamientos, cambios de peso o cualquier movimiento de la pierna están ideados para barrer, bloquear, acortar distancia e incluso quebrar las articulaciones bajas. Por lo tanto, es tan importante ejercitar la sensibilidad de las manos como la de las piernas.


El Tuy Shou bien realizado cultiva la sensibilidad energética de nuestro cuerpo. Es crear un gran campo magnético alrededor de nosotros y que nos sirva de ondas detectoras de cualquier fuerza externa. El poder neutralizar esta fuerza externa, desviarla o absorberla ya depende de la habilidad y del cultivo energético de cada practicante.


Hay un amplio abanico de ejercicios de Tuy Shou para desarrollar la sensibilidad energética de todo nuestro cuerpo, desde la cabeza hasta los pies. Debemos practicarlos con un sentido interno muy consciente y no como rutinas físicas que se repiten una y otra vez sin poner nuestra mente en ellas. De esta forma, se conseguirá una práctica auténtica de Tuy Shou con la diligencia.